abril 2016

Si los que trabajamos en el mundo de los eventos tuviéramos una memoria perfecta, nos volveríamos completamente locos.   ¿Por qué? Porque vemos muchas, muchas caras. Damos acreditaciones a cientos de personas, atendemos a decenas de ponentes y coordinamos a unos cuantos proveedores que a la vez tienen bastantes...